Archivo de la etiqueta: reflexiones

“NO HAY NOSTALGIA PEOR QUE AÑORAR LO QUE NUNCA JAMAS SUCEDIÓ…”

Iba cada día a querer verte en aquel parque de juegos de cemento que inventamos los niños de nuestro popular barrio . Ese que hicieron los túneles del tren que hoy pasan por el frente de nuestras casas.

Risas y miradas de niños jugaban con los días eternos de aquellos años ochenta. Aquellos que vivíamos aun ajenos a los terribles sucesos que tiñeron de sangre las calles de nuestras ciudades.

Pero tu no mirabas otros colores que no fueran los azules ojos de la niña de la otra esquina, y yo sólo quería asegurarme si aquellos recuerdos tuyos invitándome a volver juntos a casa después de la escuela , eran sólo un juego de mi loca imaginación o algo que alguna vez si sucedió.

Esperaba cada día poder volver a verte pasar por el frente de mi vereda. A esas alturas y hasta hoy, aun soy capaz de distinguir tu manera de caminar (¿es eso algo normal?).

Cuando al fin podía divisarte entre el grupo de chiquillos que corría y jugaba por ahí, yo simplemente no atinaba a decir, ni a hacer nada. Siempre imaginando que para ti simplemente no existía, porque mis ojos son tan comunes como el color de los muelles y mi piel tan morena y no blanca como la de aquella niña y como las de todas las demás que se burlaban de mi por ello… incluso tu.

Luego, con la adolescencia en su apogeo, te convertiste en alguien peligroso y comencé a verte menos y a recordarte más.

Y así transcurrieron los años. Yo hice mi vida y seguramente tu la tuya.  Muchas veces te vi, nos vimos. Me seguías poniendo nerviosa y actuaba de manera estúpida. Cosas que no tienen explicación y no la voy a buscar.

Hasta que una mañana, de un día cualquiera, cuando ya muchos otoños surcaban nuestras sienes dejando su huella indeleble del tiempo transcurrido; en ese tren que ahora corre bajo las mismas calles en las que una vez compartimos risas y juegos infantiles; tu mirada se clavó en la mía y mis pensamientos se congelaron, mi corazón se detuvo, saltándose un latido  y la nostalgia se anidó en mi pecho.

¡Fue la primera vez que lo creí cierto! ¡Que tal vez todo aquello no había sido parte de mi alocada imaginación! Y continué queriendo verte. Y te buscaba, y te encontraba pero ya tus ojos no volvieron a detenerse frente a los míos nunca más.

Luego, ya todo volvió a ser gris nuevamente. No había vuelto a verte en mucho tiempo. Hasta ayer.

No se qué sucedió, pero ayer… ayer, después de mucho tiempo volví a verte y por vez primera sonó entre tu y yo el silbato del tren muy fuerte en mis oídos dejando caer el velo de mis ojos y debo al fin reconocer que  todo debió haber sido sólo un juego de mi loca imaginación.

Jamás sabrás que fuiste el objeto de obsesión de esta pseudo aprendíz de escritora que ahora te deja ir, mientras sus musas se despiden al fin mirando tu espalda y aquella forma tan particular que tienes aún de caminar.

POR EL BARRIO DE LOS 40 y TANTOS (El mío al menos)

No, no hablaré de lo bien que lo pasamos a esta alocada edad. Bueno,  tampoco está tan mal pero, como en toda etapa existen altos y bajos.

No concuerdo con esas ideas de que lloramos menos, y reímos más y follamos sin preocuparnos de las “heridas de guerra” que nos fue dejando el inexorable paso del tiempo. Eso no es tan así. Yo pienso que incluso nos preocupamos más.

No se si nos gusta hacernos las valientes y decir que aquí no pasa nada pero de verdad que pasa y harto.

A esta edad hay muchas mujeres que están quedando solteras; ya sea por una separación, viudez o simplemente porque ya no encontraron a esa persona con la que unir su vida. Aunque también están aquellas duras. Aquellas que dicen que están mejor solas y se unen a causas feministas y tienes su mesita de noche llena de juguetitos sexuales. Pero de ellas no hablaré. No ando de ánimos para entrar en polémicas sexistas inventadas. Allá ellas; cada loco con su tema.

A esta edad incluso podemos llegar a ponernos más inseguras. ¿Cuántos casos no he visto por ahí de mujeres bien pasados los cuarenta, que se visten como niñas de 20 y se maquillan ídem? Incluso buscando jóvenes amantes, me imagino que con la secreta intención de no sentirse viejas.

También están las que llevan casadas ya por muchos años con el mismo hombre. En estos casos hay dos opciones. La mejor pero la más extraña, es que haya encontrado al amor de su vida y ahí todo bien. Verás a una mujer madura plena y feliz. Pero lamentablemente no es lo más común.

Gran cantidad de relaciones, en este punto, comienzan a tener conflictos; ya sea por infidelidades, aburrimiento, insatisfacción, problemas económicos, violencia, porque lo único que los mantenía unidos eran los hijos y ellos ya dejaron el nido, etc, etc, etc. Ah y no olvidemos  “las cincuenta sombras”. Ese manual de sadomasoquismo que llevó a muchas a querer tener al “bad boy millonario” (punto no menor), y que sin duda hizo colapsar más de una relación por ahí. (La manía de algunas (os) de mezclar la fantasía con la realidad)

Y así tenemos que por estos barrios tenemos un popurrie de esquizos, maniáticas y sadosentimentaloides que no lo estamos pasando tan bien como quieren hacerles creer.

Veo mucha soledad. Y la peor es esa soledad que se lleva en compañía.

Ahora todo es “express”. Todo rapidito, sin involucrar sentimientos, ni tiempo y así se pasa la vida y no te das cuenta que ya tienes 40 y estás en una heladería a las 10 de la noche tomándote un helado sola o en compañía de otras mujeres en la misma situación tuya.

El paso del tiempo es algo con lo que no podemos lidiar. No puedo cambiar nada de lo que he hecho, tampoco es que quiera. El punto es cambiar hacia adelante, el presente y como consecuencia, el futuro… pero no hay ganas, ni fuerzas, ni motivación.

Se siente como si las batallas y las guerras ya estuvieran perdidas antes de siquiera haber comenzado a luchar. Como que te dices  “…ya pa qué?”

Sí, lo se…estoy hecha una vieja amargá. Una real. Una mujer de 40 y tantos real, no de novela, ni de estadísticas “mula”. Una que se enfrenta a sus miedos y a sus inseguridades y decide esconderse. Y tengo todo el derecho como las que prefieren ir con una máscara de sonrisas por la vida mientras su mundo se desmorona tras ellas.

(Escrito en momento de bajón… de repente luego lo edito.. o tal vez no… Es un vómito de ideas sin mucho meditar)

 

SI LAS MUJERES ENTENDIERAN…

Autor: Jess Browne en Blog de Jess

10606112_10204276755952344_4795693365412422751_n
” Si las mujeres entendieran…que los hombres también tienen miedos, pero sin tanto permiso para mostrarlos.
Que hay emoción en el ruido de un motor o en el grito de un gol.
Que valoran mucho más el exceso de sonrisas que tres kilos menos.
Lo abrumador de ser el sostén económico de una familia.
Lo que es tener que ser valiente, poderoso y exitoso a toda hora.
Lo molestas que son las comparaciones con “el marido/novio de”.
La necesidad que tienen de un abrazo que no siempre saben pedir.
Lo difícil que es comprender lo que nunca les han enseñado.
Las lágrimas que no se animan a llorar.
El poder que tenemos sobre ellos.
Que ellos también pasan noches sin dormir.
Que necesitan silencio como nosotras charla.
Que no andan por la vida pensando en cómo lastimarnos.
Que son más débiles de lo que su altura y músculos dirían.
Que sacar lo mejor o peor de ellos está en nuestras manos.
Que piensan y razonan diferente.
Que sienten muy parecido.
Que demuestran sentimientos como pueden o como aprendieron.
Si las mujeres entendiésemos todo esto, si lográsemos mirar más allá de algunos olvidos, si nos diéramos cuenta de que no hay todos o ninguno, si pudiésemos sentir que para ellos la mejor demostración de amor es habernos elegido, si las mujeres bajáramos un poquito la guardia, los reproches y tantos reclamos, si pudiéramos incrementar las sonrisas, los brindis y la picardía y si los dejáramos hacer sin tanto mandato ni expectativa, comprenderíamos que somos lo que le da sentido a sus vidas. Como mujeres, novias, madres, hijas, hermanas o amigas.

Al final del día, donde se acaban las bromas, donde no hay público ni formas, donde solo queda un hombre y sus latidos, ahí estamos nosotras… con el que cada una eligió”

 

IT´S A WONDERFUL LIFE

“Que bello es vivir”, en inglés: “It´s a wonderfull life”. Es del año 1946.
¿Será que tendemos que estar en ese lugar y en ese momento a pesar de nuestros propios deseos y sueños?
Esta es la historia:
La película comienza el día antes de nochebuena cuando por las peticiones recibidas de los habitantes del pequeño pueblo de Bedford Falls, una corte celestial se reúne para cumplir con lo que le piden en aquel pequeño pueblo. La gente le pide a Dios que se acuerde de George Bailey, y le ayude a ser feliz. San José encarga el trabajo de enviar a George a Clarence, un ángel de segunda clase, que es el que más tiempo lleva intentado ganarse las alas. Antes de enviar a Clarence a la tierra, San José le muestra lo que ha sido la vida de George Bailey.
George Bailey tuvo un sueño toda su vida, dejar el mísero pueblo en que le había tocado vivir, viajar por todo el mundo y estudiar una carrera universitaria. Pero el destino, la fortuna esquiva y el estar dispuesto siempre a hacer lo que es correcto le impiden llevar a cabo su sueño.
Era todavía un niño, cuando rescata a su hermano pequeño que había caído al hielo; esa acción heroica le costó perder la audición en uno de sus oídos. Unos años más tarde evitó que el boticario para él que trabajaba envenenara a un niño por accidente. A pesar de ello, y antes de que el farmacéutico se lo agradeciera le dio un buen golpe. Pero lo que llevaría a George a encadenar su vida a la de su pueblo era la compañía de emprestitos creada por su padre, y que estaba destinada a dejar dinero a aquellas personas que no podían pedírselo al banco. Su padre, junto con su tío, tío Billy, luchan por mantener a flote su compañía, más dedicada al altruismo que a los negocios, de los ataques del señor Potter, un tiburón de los negocios que es dueño del banco, de la prensa, de los hoteles y de todo los negocios rentables de la ciudad.
Justo antes de que George vaya a salir en su primer viaje alrededor del mundo, en uno de los enfrentamientos verbales entre su padre y el señor Potter, el padre de George sufre un ataque al corazón y muere. George tiene que suspender su viaje. Y unos meses más tarde, cuando el señor Potter solicita que se disuelva la compañía de emprestitos de la que el también es accionista, George hace un brillante discurso, con la que convence a los accionistas de que no disuelvan la compañía, pero estos le piden que debe dirigirla él, o la empresa se disolverá. Una vez más, George cumplirá con su deber, y mandará a su hermano a la universidad con el dinero que era destinado para él, con la promesa de que cuando vuelva, será el quien vaya a la universidad y su hermano ocupe su puesto. Pero cuando su hermano vuelve, está casado y su suegro le ha ofrecido un buen empleo, aunque él está dispuesto a cumplir con lo pactado con George, este no le dejará, y quedará una vez más atado a Bedford Falls y a la pequeña compañía de empréstito.
Un oasis en sus infortunios será la bella Mary. Ella enamorada de él desde que eran niños, fue novia de Sam un amigo de George que ha hecho fortuna en Nueva York y que le ha ofrecido un buen empleo a George. Sin embargo, George rechazará su oferta y se casará con Mary. Tendrán cuatro hijos.
Durante toda su vida George no va a cesar de tener que luchar contra Potter y sus ansias por arruinar la compañía de emprestitos, el mismo día de la boda de George, y cuando este iba de luna de miel y por fin a salir de su odiada ciudad natal, ocurre una crisis, que cierra el banco. La gente acude a la compañía de emprestitos y el tío Billy, asustado, cierra las puertas, sabiendo que eso será la quiebra. George abandona el taxi que le lleva a la estación y se enfrenta ante sus asustados inversores. Pero el pánico por la miseria no se supera con brillantes discursos y para contentar a sus inversores tiene que empeñar el dinero que iba a gastar en su luna de miel. Apenas le sobran dos dólares, y no podrá dejar Bedfordfalls.
La lucha continua, entre el tiburón de los negocios y el desafortunado George Bailey, desesperado ante la obstinación de George, Potter trata de comprarlo ofreciéndole un buen empleo, y por un momento parece haberle hipnotizado, haciéndole ver que fácil es cumplir todos sus sueños. Pero justo en ese momento y cuando estrechan las manos, George comprende que le están comprando y rectifica, rechaza la oferta y la lucha continua.
Llegan tiempos difíciles, la segunda guerra mundial pone a prueba a todos los americanos, y también a los ciudadanos de aquella pequeña ciudad perdida. Unos en el servicio activo, participaron en la contienda, mientras que otros están en la acción civil. A George debido a su oído le tocó quedarse en casa. Pero tuvo la satisfacción de que su hermano Harry, que fue a la guerra como piloto, derribó a unosKamikazes justo antes de que se lanzaran contra un convoy, salvando la vida a muchos soldados americanos por lo que fue premiado con la medalla del congreso.
Tras contar toda la vida de George, llegamos al día de nochebuena cuando empieza nuestra historia. Aquel día, el presidente concedía la medalla a Harry, y George compró casi todos los periódicos y los fue regalando a sus paisanos. George tenía una inspección de hacienda esa jornada, y tío Billy tenía que ingresar ocho mil dólares en el banco en la cuenta de la compañía. Pero cuando iba a hacer el ingreso se encuentra con Potter, y le increpa con la noticia de Harry, así que deja el dinero en el periódico que lleva Potter.
George y tío Billy buscan el dinero por todas partes, pero no lo encuentran. Sumido en la desesperación y sin poder pedir el dinero a nadie, George acude a Potter, pero este que sabe la verdad aprovecha la desesperación de George, y le amenaza con denunciarlo, desesperado, y con un seguro de vida como única propiedad George piensa en suicidarse, pensando que vale más muerto que vivo.
Cuando está a punto de lanzarse al río, ve como un anciano cae al agua, y una vez más olvida todos sus problemas y acude a salvar al pobre anciano, y mientras este se seca las ropas mojadas, el viejo le dice que se llama Clarence y que es su ángel de la guarda. George no le cree, pero en la conversación le dice que desearía no haber nacido, Clarence se lo concede, y cuando regresan al pueblo, todo ha cambiado.
La visión que Clarence hace ver a George es desoladora, el pueblo ha dejado de llamarse Bedfordfalls y ahora se llama Poterville, los vecinos y amigos a los que ha ayudado no le reconocen, ve la tumba de su hermano al que no pudo salvar por no haber nacido, y piensa en los que murieron en la guerra porque su hermano no estuvo allí para salvarlo, las casas que ayudó a construir con sus emprestitos nunca se construyeron, su tío Billy estaba en un manicomio, su madre viuda y sin hijos regentaba una pensión y finalmente su esposa era una bibliotecaria solterona. Desesperado por la visión, George regresa al puente donde había intentado suicidarse, y pide a Dios que le devuelva su vida.
Cuando un amigo lo encuentra, y le llama por su nombre, George sabe que la visión ha terminado, y que ha recuperado su vida, a pesar de que sabe que irá a la cárcel por desfalco pero no le importa porque ha recuperado su vida, su hermano, su esposa, sus hijas, su madre y sus vecinos por quien tanto se ha sacrificado.
Como un loco regresa corriendo a su casa deseando feliz navidad a todo lo que encuentra incluida la compañía de emprestitos e incluso al señor Potter, hasta llegar a su casa. Allí abraza a todos sus hijos, y saluda al inspector de policía y al Sheriff que le están esperando para detenerlo.
Entonces llega a tío Billy, y anuncia que un milagro ha sucedido, Mary ha hablado con algunos amigos contándoles que George tenía problemas y toda la ciudad había hecho una gran colecta, aparecen todos los que George ha ayudado durante toda su vida y por los que se ha sacrificado dando todo lo que tienen para que George pueda salir adelante, y finalmente aparece su hermano que al saber que su hermano tenía problemas ha dejado plantado al presidente y ha volado bajo una tormenta para estar junto a su hermano en aquellos momentos, y llega a tiempo para brindar por su hermano, para él y para sus amigos, el hombre más rico de la ciudad.
Del árbol de navidad suenan unas campanitas, que anuncian que Clarence ha ganado sus alas.
Este es el trailler con subtitulos en español. También está la peli completa pero sólo en inglés
 
“¡¡QUE MARAVILLOSA Y DESTARTALADA CASA!!”
[youtube http://www.youtube.com/watch?v=KhYicKVhg94]

LA DIFERENCIA ENTRE LAS NIÑAS Y LAS MUJERES

Las niñas quieren controlar al hombre en sus vidas.
Las mujeres, saben que si el hombre es realmente suyo, no hay necesidad de control.
Las niñas te gritan porque no las llamas.
Las mujeres están demasiado ocupadas para darse cuenta que no las has llamado.
Las niñas tienen miedo de estar solas.
Las mujeres lo utilizan como tiempo para su crecimiento personal.
Las niñas ignoran a los buenos hombres.
Las mujeres ignoran a los malos.
Las niñas te hacen que vuelvas a casa.
Las mujeres hacen que quieras volver a casa.
Las niñas dejan su agenda abierta y esperan a que su hombre hable para hacer planes.
Las mujeres hacen sus planes y cariñosamente notifican a los hombres para que ellos se integren como mejor les convenga.
Las niñas monopolizan el tiempo de su hombre.
Las mujeres se dan cuenta de que un poco de espacio, hace del tiempo juntos algo más especial.
Las niñas creen que un hombre que llora es débil.
Las mujeres ofrecen su hombro y un pañuelo.
Las niñas lastimadas por un hombre, hacen que todos los hombres paguen por eso.
Las mujeres saben que fue solo un hombre.
Las niñas se enamoran y persiguen sin descanso.
Las mujeres saben que algunas veces el que tu amas, no te amará y continúan su camino sin rencor.
Estas frases llegaron a mi correo y quise compartirlas.
Creo que ya no soy una niña….
Saludos
Sandra