Entradas recientes

recuerdos

«NO HAY NOSTALGIA PEOR QUE AÑORAR LO QUE NUNCA JAMAS SUCEDIÓ…»

Iba cada día a querer verte en aquel parque de juegos de cemento que inventamos los niños de nuestro popular barrio . Ese que hicieron los túneles del tren que hoy pasan por el frente de nuestras casas. Risas y miradas de niños jugaban con los días eternos de aquellos años ochenta. Aquellos que vivíamos aun ajenos a los terribles sucesos que tiñeron de sangre las calles de nuestras ciudades.

POR EL BARRIO DE LOS 40 y TANTOS (El mío al menos)

No, no hablaré de lo bien que lo pasamos a esta alocada edad. Bueno,  tampoco está tan mal pero, como en toda etapa existen altos y bajos. No concuerdo con esas ideas de que lloramos menos, y reímos más y follamos sin preocuparnos de las «heridas de guerra» que nos fue dejando el inexorable paso del tiempo. Eso no es tan así. Yo pienso que incluso nos preocupamos más. No se si

LA CASA DE MI NIÑEZ

Cuando vi este vídeo, recordé a mi abuela y de inmediato el patio de su infinita casa. Los ciruelos, mis tardes colgada arriba de los árboles viendo la vida pasar sin nada más de qué preocuparse que no sea el que me fueran a pillar escondida ahí arriba y que me haya comido toda la fruta que aun no estaba madura. El olor a tierra húmeda, a primavera. El ruido

BITÁCORA DE MI ÚLTIMO VIAJE

Llegué a La Serena alrededor de las 19:00. Hacía frio y por poco el avión no puede aterrizar. Había una nube negra amenazadora horrible.  Llegué al hotel, bien bonito, acogedor, cerca de la playa. Lo que no me fue de mucha ayuda a la hora de querer salir a recorrer la ciudad ya que para donde quisiera ir había que tomar taxi o caminar mucho. Asi que opté por quedarme