Entradas recientes

reflexiones

YA NO RECUERDO

Estoy como la canción… » Ya no me acuerdo…» lo que quería escribir…Hace tantísimo tiempo que no me asomaba por estos barrios.No se qué me pasó.  Simplemente un día me quedé en blanco. Quiero creer que es la edad y todos esos cambios que nos afectan a las mujeres…. porque con los hombres pasan cosas distintas… creo. A mi me pasó que ya no me pasa nada… Eso. Y vuelvo

AJENA

RETO Nº 24: SIGUE LA FRASE AJENA Llegó el momento esperado y temido En esta oscura madrugada que todo oculta. Que estremece mi cuerpo con su alma helada. El eco de mis pasos sobre la acera mojada Retumba sobre un corazón lejano … Y ahí está … Y al fin nuestros ojos se encuentran Tu boca se ajusta a una leve sonrisa Y me miras, y me atrapas La luz

EVOLUCIÓN CERO

Ayer tarde, frente a la parada del autobús, llámese transantiasco, divisé a un viejito de unos 60 o 70 años a poto pelao subiéndose los pantalones. Al principio no entendí la imagen y luego miré al suelo y… ahí estaba. Había dejado un gran regalito en forma de «caca». Varios lo vimos y ¿qué se podría hacer?. Se acomodó la ropa como pudo y siguió su camino con una mochila

DE CUANDO EL VIENTO ME LLEVÓ «LA LUKA»

Cosas que me pasan a mi no más: Iba cruzando yo la gran avenida (muchos vehículos iban y venían) La loca con las manos en los bolsillos (o sea yo). Saqué mis lindas manitas para espantarme el pelo de mis ojitos y ZAS!! cae «LA LUKA» (esa que traía pa comprar, desayuno, cargar la Bip, comprar almuerzo, y un par de zapatos? esa misma), SE CAE EN MITAD DE LA

EL EGO

Mmmm… Esa lucha contra el ego que leo por ahí…Ya tanto, que me va pareciendo sospechoso. Sobre todo cuando ponen al farsante psicópata de Osho como líder de esos pensamientos. Creo que el ego es necesario. En la medida justa, es beneficioso. Si nos desprendemos de él, como leo por ahí.. ¿qué nos queda?. Un alma vacía, sin sueños, ni anhelos, sin pasión ni instinto… Que hay que ser parte

DIFÍCIL CAMINAR

Se hace difícil, a veces, mantenerse fuerte y continuar. El cansancio se toma todos los músculos del cuerpo y te impide avanzar. Los latidos del corazón suben hasta la garganta y se quedan latiendo ahi. Los párpados pesan, la lengua se traba y los pensamientos huyen, perdiéndose entre las grandes columnas que construyen los miedos, los mismos que sólo yo levanté